Cómo hacerse cerrajero sin morir en el intento

¿Alguna vez te has preguntado cómo ser cerrajero? Pues bien, hoy te traemos una serie de aspectos que debes tener en cuenta si quieres ser un cerrajero profesional o montar tu propia cerrajería.

Cómo hacerse cerrajero eligiendo formación

Seguramente estés pensando algo así como “seguro que tengo que hacer algún curso” o “tendré que pasar varios años aprendiendo tipos de cerraduras” tras leer el titular. Lo cierto es que no, nada de eso.

Por suerte la cerrajería es un oficio en el que todavía funciona el modelo aprendiz-maestro, por lo que si tu objetivo es aprender el oficio, lo mejor es que te ofrezcas a un profesional de las cerraduras y conozcas todas las técnicas que se realizan a diario (incluso las menos frecuentes).

Aprenderás a cambiar todo tipo de cerraduras y, con el paso del tiempo sabrás arreglar bombillos, realizar todo tipo de aperturas, estar informado de la actualidad del sector y desarrollar las cualidades del oficio aplicando las nuevas tecnologías, entre otras cosas.

Por supuesto que existen formaciones específicas que imparten profesionales de asociaciones de cerrajeros en España, como Apecs, sin embargo lo más rápido y conveniente es aprender de los profesionales día a día.

Además, existen certificaciones muy útiles y prestigiosas para los cerrajeros que se obtienen mediante la realización de cursos de cerrajería especializados, por lo que si te interesa formarte en este ámbito, entonces deberías plantearte obtener alguna de ellas.

Debes tener también mucho cuidado con los propios cerrajeros, puesto que es un sector en el que se suelen cobrar bastante bien los servicios y muchos “profesionales de la seguridad” intentarán hastiarte desde el minuto uno para que abandones tu idea de formarte y no les hagas competencia. Es triste, pero en muchos casos esta situación es una realidad.

Cómo hacerse cerrajero decidiendo entre emprender o trabajar

Esta disyuntiva se la plantean tanto cerrajeros como cualquier persona en edad de trabajar: ¿Fundar una empresa propia (de cerrajería en este caso) o trabajar para una empresa (presumiblemente dedicada a los multiservicios)?

Por un lado, fundar tu propia empresa de cerrajería te proporciona la autonomía suficiente como para abarcar un determinado territorio, trabajar con unas marcas de confianza, contratar (o no) a otros compañeros cerrajeros para mejorar el negocio e, incluso, ofrecer servicios de urgencia 24 horas.

Por el otro, a la hora de buscar un trabajo, en el sector de la cerrajería lo más común es acabar como técnico cerrajero en otra cerrajería o en una empresa multiservicios, donde el sueldo no será tan bueno como el que recibe el emprendedor con su propio negocio de cerrajería.

Todo esto es sentido común, pero deberás tener en cuenta que el sector de los cerrajeros está muy saturado en la actualidad y que, si decides emprender, deberás posicionarte muy bien con tu tienda física y también de manera online.

¿Y cómo se consigue una identidad digital en el negocio de la cerrajería? Montando tu propia web y teniendo presencia en las redes sociales para ayudar a tus clientes y tener más presencia en tu día a día. Para ello se necesitan algunos conocimientos de informática, pero nada complicados para aquel que está acostumbrado a lidiar con cerraduras rotas o instalar puertas blindadas cada día.

como hacerse cerrajero

Cómo hacerse cerrajero dominando las tareas básicas

Antes de continuar con las principales tareas que tienes dominar si quieres dedicarte a la cerrajería, debes saber que los tiempos han evolucionado y que los cerrajeros no son simplemente personas que arreglan cerraduras. Ahora, cada cerrajero es más bien un experto en seguridad doméstica y sus conocimientos se extienden a otras áreas como el de los controles de accesos, la instalación de rejas, puertas o ventanas e, incluso, las llamadas aperturas judiciales.

Aquí os dejamos una pequeña lista de las tareas básicas que cualquier cerrajero es capaz de desempeñar:

  • Instalación, cambio y reparación de cerraduras.
  • Mantenimiento de cerraduras residenciales, de empresas o entidades públicas.
  • Apertura e instalación de cajas fuertes.
  • Montaje y reparación de rejas y cierres.
  • Montaje y reparación de protecciones para ventanas de aluminio y PVC.
  • Automatización de puertas y ventanas.
  • Controles de acceso de oficinas, garajes, etc.
  • Aperturas Judiciales en cualquier procedimiento legal.
  • Proporcionar servicio las 24 horas del día los 365 días del año.

Evitar malas prácticas en cerrajería

Ahora bien, también existen aspectos que perjudican al oficio y que algunos cerrajeros fraudulentos ponen en marcha. Podríamos decir que si, en un futuro, cumples con alguno de estos puntos, probablemente tu negocio no prospere o adquieras mala reputación en el sector.

  • No ofrecer precios competitivos. Hace tiempo que los cerrajeros se quieren quitar el cliché de caros y poco a poco se está consiguiendo. Ofrecer unos servicios muy caros solo hará que tu público objetivo acuda a la competencia.
  • Querer cobrar de más. A menudo muchos cerrajeros cobrar por supuestos servicios que nunca antes habían pagado por los clientes, como la elaboración de un presupuesto o una reserva de una pieza concreta.
  • No estar homologado. Realmente no es una mala práctica, porque para ser cerrajero no debes tener una certificación, pero sí ayuda a mejorar la confianza del público hacia ti o tu negocio.
  • Trabajar con malas marcas.

Cerrajero Madrid 24 horas

Por último, teniendo ya conocimiento sobre el mundo de las cerraduras y el oficio, solo queda que te informes sobre el estado de la tuya.

Si vives en Madrid, i-Cerrajeros puede asesorarte sobre una gran cantidad de marcas homologadas o proponerte un presupuesto totalmente gratis sin ningún tipo de compromiso.

i-Cerrajeros está disponible las 24 horas del día y, además, están especializados en la instalación de controles de acceso, cajas fuertes, rejas o ventanas, puertas blindadas e, incluso, aperturas judiciales.

Si te ha gustado este post, ¡ayúdanos a compartirlo!

Deje su comentario