Qué es un cierrapuertas y para qué sirve

Un cierrapuertas es un elemento bastante olvidado en seguridad, sobre todo en aquella referente a los controles de accesos. Cuando hablamos de controles de accesos nos referimos a aquellos lugares con gran flujo de tránsito de personas, como pueden ser portales, puertas correderas, puertas domésticas o, incluso, ventanales, entre otros.

Concepto de cierrapuertas

Un cierrapuertas es un dispositivo mecanizado que permite a puertas de distinta tipología ejecutar un movimiento de cierre controlado. Son elementos de seguridad que, poco a poco, se están implementando en comercios, espacios públicos y zonas comunes en edificios donde se hace necesarias medidas de este tipo.

Aunque ahora hay leyes que regulan su uso y obligan a determinados sectores a implementarlos, los cierrapuertas nunca han sido un invento muy extendido. Sin embargo, hasta tienen su uso específico en la reducción de emisiones energéticas en locales adyacentes a la vía pública, aunque eso lo veremos más adelante.

Elementos de un cierrapuertas

Un cierrapuertas es esencial para evitar portazos o corrientes de aire, así como la retención del peso de puertas de gran envergadura. Entre sus distintos elementos podemos encontrar los siguientes:

  • – Brazo articulable. Quizás es la pieza más visible de un cierrapuertas. La labor del brazo es la de proporcionar un ángulo de apertura y de cierre. Sin embargo, muchos de vosotros ya habréis pensado lo siguiente ¿Pero eso no lo hacen ya las bisagras de la puerta? Sí y no. Sí porque fijan la puerta y proporcionan un ángulo de apertura pero en la mayoría de los casos no la cierran.
  • – Barra deslizante. Suele formar parte de los cierrapuertas más sencillos, aquellos que apenas son articulables y no tienen retenedor. La barra se desliza por un pasador e incorpora un muelle que hace cerrar la puerta. Suele instalarse en comercios o locales con puertas ligeras.
  • – Retenedor. No es obligatorio en los cierrapuertas pero los más sofisticados los incorporan. Es el elemento que se encarga de ejecutar un movimiento de cierre controlado. Muchos cierres hidráulicos suplen la función de un retenedor sobre todo si se aplican a puertas que se abren hacia arriba.
  • – Válvulas de control. Sirven para controlar la velocidad del cierre y del golpe final. Se diferencia, en teoría, del retenedor porque estas válvulas deceleran el movimiento de cierre progresivamente y el retenedor lo hace de manera más brusca. También son opcionales
  • – Mecanismo piñón cremallera. Es el mecanismo que une el brazo articulado con la parte fija en la puerta y se encarga de ser el nexo de unión. Cuanto más sofisticado sea este mecanismo, mejor y más limpio será el recorrido del cierrapuertas.
  • – Revestimiento. Suele ser de metal lacado o inoxidable y reviste todo el mecanismo de piñón cremallera junto con el brazo articulado.

Normativa actual sobre cierre de puertas

En la actualidad, la normativa común que regula las condiciones de los locales comerciales resulta obligatorio la incorporación de un cierrapuertas de muelle con guía deslizante. No obstante, para los sitios públicos también existe otra normativa referente a la eficiencia energética en la que los cierrapuertas toman un papel protagonista. Se trata del regalmento de Instalaciones Térmicas en los Edificios:

I.T. 3.8.4 Apertura de puertas:

Los edificios y locales con acceso desde la calle dispondrán de un sistema de cierre de puertas adecuado, el cual podrá consistir en un sencillo brazo de cierre automático de las puertas, con el fin de impedir que éstas permanezcan abiertas permanentemente, con el consiguiente despilfarro energético por las pérdidas de energía al exterior, cuando para ello se requiera consumo de energía convencional para la generación de calor y frío por parte de los sistemas de calefacción y refrigeración.

¿Quién puede instalar un cierrapuertas?

Después de ver los usos, tipologías y la normativa de los cierrapuertas hay que saber cómo instalarlo. Nuestra recomendación es clara, llamar a un profesional.

El oficio de la cerrajería es un arte, saber realizar el trabajo adecuado no siempre resulta tan simple, por eso es muy importante seleccionar al profesional adecuado.

Os invitamos a contactar con i-Cerrajeros Madrid. Somos cerrajeros 24 horas y cerrajeros urgentes. Realizan un trabajo excelente, con gran dedicación al oficio, eficacia y por supuesto con un alto nivel de conocimiento del sector.

La seguridad del hogar o de nuestro negocio es muy importante, por ello a la hora de tomar una decisión como elegir un buen profesional se debe realizar con conocimiento de causa. Por eso es primordial que se confíe en un profesional como i-Cerrajeros Madrid. Ejecutamos un trabajo prescindible para la protección de nuestras viviendas y locales.

Si te ha gustado este post, ¡ayúdanos a compartirlo!

Deje su comentario