Muchos bajos o comercios tienen rejas de seguridad en sus ventanas, pero no saben si los materiales que las conforman son los adecuados para evitar robos. En este post veremos la importancia de la instalación de rejas para ventanas tanto en entornos domésticos como en los pequeños comercios o espacios de negocio.

Rejas de seguridad en entornos domésticos

Lo primero que hay que comprobar en cualquier vivienda son los puntos de acceso, esto es, cualquier ventana, puerta o espacio donde quepa una persona. En las grandes urbanizaciones o comunidades, los puntos de acceso más frecuentados son portales, vallas de parking o ascensores. No obstante, dentro de una vivienda el rango se reduce a puertas y ventanas.

En las ventanas influye tanto el material del que están construidas, así como la disposición de las rejas. Muchas familias viven en bajos sin rejas y eso es un error muy frecuente. Los bajos y los pisos más altos son aquellos que primero se deben reforzar con rejas de seguridad para evitar asaltos desde la calle o penetraciones desde la terraza.

Las rejas en los hogares también tienen otro componente de seguridad familiar, y es que no solo evitan robos o inclusiones de desconocidos, sino que impiden que niños o bebés caigan al vacío o se pierdan por la calle al salir por ellas.

Rejas de seguridad en espacios comerciales

Cada vez es más frecuente encontrar comercios sin ventanas con una sola puerta de acceso al interior de los mismos. Además, en los comercios las puertas no son como las de una vivienda, suelen ser umbrales con puertas de fácil acceso (cristal) para los clientes, de forma que puedan ver lo que hay en el interior. Así pues, las rejas son el elemento de seguridad número uno para ellos y suelen ser mucho más grandes y articuladas que las de las casas.

Instalar rejas en Madrid es una de las especialidades de iCerrajeros. Cabe recordar que en Madrid desde hace unos años existen bandas organizadas que se encargan de analizar primero las medidas de seguridad de los comercios para después asaltarlos sin temor a usar la violencia. Uno de los métodos más usados son los alunizajes, que no son más que inclusiones ilegales en el interior del comercio utilizando embestidas de vehículos para romper verjas, puertas o escaparates.

rejas de seguridad

Método de robo por escalada en rejas y ventanas

El método de la escalada es muy frecuente en ladrones nocturnos. Aunque suene a película, los ladrones se especializan en el asalto de viviendas escalando fachadas, porches, ventanas o verjas. Esto sucede porque los ladrones cada día son más sofisticados y planean varias rutas de entrada de la manera más discreta posible, habitualmente escalando por verjas.

Es difícil encontrar unas verjas o unas rejas difíciles de escalar, pero si se combinan las rejas de seguridad con cierres y cerraduras en ventanas de buenos materiales, entonces los ladrones verán como sus esfuerzos son infructuosos. Rejas bien altas con poco espacio para enganches o las verjas bien ancladas a la pared resultan de lo más seguras.

Otro consejo que funciona, sobre todo para los comercios, es el de alojar los documentos de valor y el dinero en cajas fuertes sin accesos exteriores, es decir, que no tengan puertas exteriores o ventanas cerca.

Rejas y ventanas. Materiales

Existen numerosos materiales para proteger tus ventanas y tus rejas. Sin embargo, la tipología de rejas y ventanas más comunes son los siguientes.

  • Ventanas PVC. El cloruro de polivinilo (PVC) es un material sintético que ofrece resistencia, por ejemplo, a los incendios (es ignífugo) y además no propagan el fuego. Es un material fácilmente moldeable, por lo que se convierte en el material ideal para ventanas de cualquier tamaño y grosor. El PVC no se oxida y es un gran aislante del ruido y de la temperatura.
  • Ventanas aluminio. No ofrece ninguna resistencia al fuego pero también aísla del ruido y la temperatura. Lo mejor del aluminio es que puede ser acabado con cualquier pintura y es un material de alta calidad. Pesa muy poco y se adapta bastante bien a cualquier tipo de obra.
  • Rejas de forja. Son las rejas de hierro de toda la vida. Han evolucionado mucho y casi todas las empresas ofrecen posibilidades de personalización con formas y motivos muy diferentes. Antes se atornillaban a las fachadas pero ahora muchos profesionales las instalan dentro del marco de las ventanas para impedir que los ladrones las arranquen o se caigan con el paso del tiempo.
  • Rejas extensibles. Son las más comunes en negocios. Existe una variada tipología y suelen ser de metal, aunque muchos comercios empiezan a implantar verjas de PVC lisas y bien ancladas para impedir los alunizajes.

Por supuesto que existen otros tipos de rejas y ventanas de seguridad, pero aquí hemos recogido las más comunes. Si sabes de algún otro tipo de rejas de alta seguridad o eres un experto, te animamos a que dejes un comentario para que los usuarios sepan de sus ventajas.

Cerrajero 24 horas Madrid

Ahora ya sabes la importancia de tener una ventana con rejas de seguridad y un comercio debidamente protegido. No dudes en llamar a tu cerrajero de confianza si crees que tu cerradura es fácil de manipular. Si no tienes uno, el iCerrajeros te proponemos presupuestos a medida según dicten tus necesidades. Deja tus datos en el siguiente enlace y no dudaremos en llamarte.

0/5 (0 Reviews)